Etapas del desarrollo VIII (5-6 años)

En este último artículo sobre el desarrollo en la atención temprana, continuamos con la explicación de los hitos del desarrollo de 5 a 6 años. Al igual que en los artículos anteriores, os explicaremos cómo se va desarrollando el niño tanto a nivel de lenguaje como a nivel motor, cognitivo, emocional, socio-afectivo y en su autonomía.

En cuanto a su lenguaje, en esta etapa el niño el niño es capaz de articular tanto la sílaba directa como inversa (ej.: /rra/ y /ar/) y los diferentes grupos consonánticos. Además, su lenguaje continúa evolucionando e incorpora adverbios, determinantes, etc. También es capaz de elaborar frases más complejas como las oraciones subordinadas y ajustar su mensaje a la situación, siendo capaz de contar diferentes experiencias y mantener conversaciones similares a las del adulto. Cabe destacar que a esta edad puede encontrar semejanzas y diferencias entre dos objetos o imágenes y comprender adivinanzas.

A nivel motor también se observa en esta etapa un gran progreso. Así pues, en lo que respecta a la motricidad gruesa, el niño perfecciona sus habilidades motrices (reptar, saltar con dos pies, lateralmente y con uno solo, caminar hacia delante y hacia atrás, correr, trepar, lanzar y atrapar objetos...), demuestra mayor coordinación, equilibrio, ritmo, agilidad y orientación en la ejecución de los movimientos. En cuanto a su motricidad fina, también se produce un perfeccionamiento. El niño ya es capaz de ejecutar cualquier actividad manual correctamente, avanzando en el dibujo del cuerpo humano y en el grafismo, lo cual le permite asentar las bases para el logro de la lectoescritura. Asimismo, está inmerso en la fase de automatización de la lateralidad, donde aparecerá el predominio funcional de un lado del cuerpo.

Otro aspecto muy importante es su desarrollo cognitivo, ya que avanza en el desarrollo de su pensamiento porque ya es capaces de irse desprendiendo de lo concreto para pasar a un pensamiento más abstracto. En este periodo, se observa como el pequeño coloca varias cosas en orden, identifica y nombra diferentes objetos y se produce un avance en la categorización, donde los niños/as van comprendiendo que las cosas pueden ser iguales, aunque tengan diferente forma y tamaño. Respecto al concepto de número y al conteo, ya es capaz de comparar el número y la cantidad de elementos, ya puede contar inteligentemente hasta diez objetos y va aprendiendo a contar hasta el número 20. De hecho, incluso algunos de ellos incluso ya pueden realizar adiciones o sustracciones simples. En lo que respecta a la memoria y al sentido del tiempo, ambos se hallan más desarrollados: el niño puede seguir la trama de un cuento, repetir con precisión una larga sucesión de hechos y ya es capaz de recordar el día y mes de su cumpleaños. Por último, en cuanto al juego, sigue inmerso en la fase del juego simbólico, le gusta terminar lo que empieza, aunque es cierto que ya puede empezar un juego un día y continuarlo al día siguiente.

En cuanto a su desarrollo afectivo y socio-emocional, debemos tener en cuenta que a esta edad, al niño le encantará estar con amigos y compartir con ellos gustos, aficiones y juegos. De hecho, será común que actúe como líder en las relaciones con sus compañeros. En este sentido, cabe recordar que la familia sigue siendo su modelo educativo de referencia en esta etapa, y las actitudes sociales que vea el pequeño en el seno familiar será las que reproduzca con sus iguales. Por otra parte, a nivel emocional, los niños identificarán (en sí mismo y en los demás), nombrarán y comprenderán algunas emociones. Asimismo, ya sabrán la diferencia entre una emoción real y una emoción expresada, lo que les permitirá ocultar deliberadamente determinados sentimientos.

Por último, en lo que respecta al desarrollo de la autonomía del niño, cabe destacar que nuestro pequeño será cada vez más independiente pues ya no estará tan pendiente de que las personas de apego estén a su lado, aunque si recurrirá a ellas en primer lugar cuando necesite ayuda y será capaz de resolver problemas sencillos con cierta capacidad de autocrítica.

Referencias bibliográficas.

  • Carretero, M.; Marchesi, A. y Palacios, J. (1986): Psicología evolutiva 2. Desarrollo cognitivo y social del niño. Madrid: Alianza
  • García, J.A. y Berruezo, P.P. (1999). Psicomotricidad y Educación Infantil. Madrid. CEPE
  • Avellanosa, I. (2005). La vinculación y sus dificultades. En P. Gutiez (Ed.). Atención temprana. Prevención, detección e intervención en el desarrollo (0-6 años) y sus alteraciones (pp.113-120). Madrid: Editorial Complutense
  • Serra y otros (2008): La adquisición del lenguaje, Barcelona, Ariel
  • Bisquerra, R. (2009). Psicopedagogía de las emociones. Madrid: Síntesis
  • Muñoz, A. (2010). Psicología del desarrollo en la etapa de educación infantil. Madrid: Pirámide