Los niños prematuros

Un niño prematuro es aquel que nace antes de las 37 semanas, que precisa de un soporte vital y una monitorización y que, por lo tanto, es ingresado en una unidad neonatal de cuidados intensivos (formada por un amplio equipo de especialistas) para conseguir una estabilidad fisiológica, una alimentación eficiente y eficaz, un sistema esquelético y motor, un correcto desarrollo del vínculo y el apego y, en sí, lograr el bienestar de este bebé prematuro.

El bebé prematuro nace sin tener un desarrollo anatómico y funcional completo. A nivel físico, el prematuro se caracteriza por ser un bebé delgado, de piel lisa, brillante, en ocasiones translúcida, con un tamaño cefálico mayor respecto al tamaño del resto del cuerpo, extremidades delgadas, orejas poco desarrolladas, etc. Además de estas características, el prematuro presenta una alteración madurativa y un déficit en el desarrollo de las competencias para la alimentación oral. Presenta una alteración en los reflejos orales, una alteración en el tono y movilidad de las estructuras del sistema orofacial, un patrón deglutorio caracterizado por una succión débil o inexistente, sellado labial ineficaz, dificultad en la creación de presiones intraorales negativas e incoordinación en el patrón deglutorio. También puede presentar reflujo gastroesofágico, displasia brocopulmonar, etc. Se debe tener en cuenta que el prematuro tiene un riesgo mayor de presentar alteraciones auditivas, psicomotrices, de habla, etc. además de las alteraciones mencionadas anteriormente con respecto a su alimentación.

No hay una causa única y establecida de la prematuridad, aunque se puede asociar con algunos factores de riesgo como pueden ser antecedentes maternos (edad, enfermedades maternas previas, etc), causas relacionadas con el embarazo (técnicas de reproducción asistida, infecciones, diabetes, anomalías placentarias, malformaciones del feto, etc.) u otros factores como el estrés materno, malos hábitos, etc.

En la intervención con estos pequeños, se deben valorar múltiples factores. Debemos tener en cuenta las características de la unidad neonatal (ruidos, olores, luz, visitas, etc.), el entorno (el cual tiene una relación directa tanto con las habilidades orales para alimentarse como con la capacidad de interacción), el trabajo con las "cunas nido" que simulan el vientre materno, etc. Todo ello sin olvidar que es de vital importancia la intervención con las familias, pues se deben cubrir todas sus necesidades tanto a nivel cognitivo como emocional y social. La familia es un pilar fundamental por lo que es necesario evaluar sus signos de estrés y factores de inestabilidad, tanto a nivel individual como grupal.

El logopeda se encargará de evaluar e intervenir en las habilidades orales del niño,
independientemente de la forma de alimentación, desde la postura, el estado de alerta, los signos de estrés, los reflejos, etc., antes, durante y al finalizar la toma.

"Es importante recordar que el desarrollo de la comunicación, el lenguaje, el habla y la alimentación comienza en la unidad neonatal y de ahí la importancia de la intervención logopédica en el niño prematuro." Mili Matarazzo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Guía para el manejo integral del recién nacido grave. (2002). Guía para el manejo integral del recién nacido grave.
  • Manual para padres de niños prematuros. (2005). Ibañez&Plaza.
  • Chantal Lau. (2006). Oral Feeding in the Preterm Infant. NeoReviewsJanuary, 19-27. https://doi.org/10.1542/neo.7-1-e19
  • Dodrill, P. (2011). Feeding Difficulties in Preterm Infants. ICAN Infant Child&Adolescent Nutrition, 324-331. https://doi.org/10.1177/1941406411421003
  • Inostroza Santibáñez, E., Leal Levin, I., Neira Saavedra, S., Pérez Rodríguez, G. y Villarroel Iasalvatore, K. (2013).Descripción de reflejos orofaciales, succión nutritiva y no nutritiva en lactantes prematuros y de terminos recién nacidos. Disponible en https://repositorio.uchile.cl/handle/2250/116726
  • Fujinaga CI, Scochi CG, Santos CB, Zamberlan NE, Leite AE. Validação do conteúdo de um instrumento para avaliação da prontidão do prematuro para início da alimentação oral. Rev Bras Saúde Matern Infant. [Internet] [Citado 12 de abril de 2016]; 2008; 8(4): 391-399.